Sepúlveda, joya del Románico