Archivo de la categoría: Accesorios

Monópode, ¿es útil tener un solo pie?

Pues sí, el monópode puede ser bastante útil. Si alguien tenía dudas de por qué usar un monópode teniendo un trípode, pues en realidad, ambos soportes son útiles dependiendo de las circunstancias.

Por ejemplo, supongamos la siguiente escena: una persona A está hablando con una persona B. Los estamos grabando y en un momento dado, A se despide y se va y queremos seguirlo. Si estamos grabando con un trípode, lo podemos seguir en panorámica, pero si el recorrido que hace es un poco largo y lo queremos seguir en travelling, es decir, ir tras él, llevarnos el trípode resulta bastante aparatoso. Sin embargo, con el monópode podemos tener un punto de apoyo mientras están quietos y después desplazarnos con comodidad y dando estabilidad a la imagen, más que si lo grabáramos cámara en mano, que sería otra posibilidad.

También resulta muy útil el monópode cuando no tenemos espacio suficiente para estirar las tres patas del trípode, especialmente cuando es en plena naturaleza y es posible que no dispongamos de una superficie lisa y amplia para colocarlo.

Grabando vídeo en naturaleza con monópode
Grabando vídeo con monópode

Capturadoras de vídeo, varias utilidades

Cuando grabamos con nuestra cámara y queremos volcarlo al ordenador, el propio editor de vídeo nos permite importar esas imágenes. El propio software codifica la señal de vídeo para su edición.

Sin embargo, ahora se pueden hacer otras tareas que no sean editar vídeo, especialmente la emisión de streaming en directo. Para esto o para cualquier otra cosa para la que necesites pasar imágenes de la cámara de vídeo al ordenador o a la consola de videojuegos, tenemos las capturadoras de vídeo.

Con las cámaras web, ya vimos que sirven para streaming en otro post, pero si queremos o necesitamos usar una cámara normal para hacer la emisión en directo, necesitaremos una capturadora de vídeo.

Filtros para los focos

Veíamos en el post anterior el tema de los filtros para las cámaras, con los que podemos dar una tonalidad diferente al ambiente de nuestra escena. Sin embargo, otra forma de dotar a la imagen de un color determinado, es usando filtros de colores en la iluminación, en los focos.

Los filtros conocidos como gelatinas, son láminas de colores que se ajustan a los focos para dar una luz de color, en vez luz blanca, a la escena. Se usan en focos tanto para rodaje en vídeo como en fotografía o en escenarios para eventos en directo, como teatro, conciertos, etc.

Filtros de cámara en la era digital

La postproducción hace mejoras, no milagros

Filtro frío azul para cámaras de foto y vídeo.
Filtro frío azul para cámaras de foto y vídeo

Los filtros hoy en día, mucha gente los asocia con los retoques que podemos darle a las imágenes, ya sean de foto de vídeo, en edición. A veces es bueno tener las imágenes tomadas al natural y luego adaptarlas a posteriori a diferentes proyectos.

Pero además de los filtros virtuales, también hay que tener en cuenta los filtros de cámara. Cuando tenemos claro qué imagen queremos captar, es bueno que los retoques requeridos sean los mínimos, que la imagen tomada por la cámara se pueda usar como producto final prácticamente sin retocar.

Es cierto que los software de edición, tanto de foto como de vídeo, son cada vez más potentes y dan más prestaciones, pero se deben usar como ayuda, no para hacer todo el trabajo. Por ejemplo, si queremos una imagen en tonos fríos pronunciados, podemos grabar a pleno sol y luego jugar con las líneas de luz en postproducción. Es una opción. Pero si en el rodaje empleamos ya un filtro frío, simplemente potenciando un poco estos tonos en edición, podemos conseguir le imagen deseada.

Cuando se ven dificultades para conseguir algo en un rodaje, se puede oír la frase: «Eso se arregla en postproducción». Bueno, a veces sí y a veces no, o incluso sí, pero con muchos quebraderos de cabeza y muchas horas delante del ordenador. La postproducción ayuda, pero no hace milagros. Por eso, los mejores resultados se obtienen normalmente combinando técnicas con la cámara y con la edición.

Hay filtros de cámara de muchos tipos: polarizadores, de colores, ultravioleta (UV), fríos, cálidos, etc. También hay que tener en cuenta el tipo de objetivo de nuestra cámara. Normalmente son específicos para encajar en los distintos objetivos, pero también podemos encontrar adaptadores para usarlos con diferentes ópticas.

Teleprompter, para no dejar nada a la improvisación

El teleprompter, adaptado al español como teleprónter y también conocido como autocue, es un dispositivo usado para que alguien que debe hablar mirando a cámara, pueda leer lo que tiene que decir sin que se note que está leyendo. Consiste en un cristal colocado delante del objetivo en el que se refleja el texto que debe ser leído y se puede controlar la velocidad a la que debe pasar, bien por la propia persona que está leyendo o bien por otro operador.

Su uso más conocido es de los programas informativos en directo, pero también es muy práctico en otro tipo de vídeos, como por ejemplo, anuncios publicitarios, vídeos tutoriales, videoformación, etc. En cualquier caso en que alguien debe hablar mirando a cámara, es útil usar un teleprónter.

Cuando es importante mantener el texto al pie de la letra

Incluso en la ficción también puede resultar de utilidad. Por ejemplo, supongamos que un actor no se sabe bien el texto, tiene una parrafada larga sin moverse de su posición y es importante que lo diga tal cual está en el guion, sin improvisar. Aunque a veces haya planos en los que se debe mirar a cámara, lo más habitual en ficción es que los actores miren hacia otro lado. En estos casos, colocamos el teleprónter donde el intérprete debe mirar y grabamos el plano con otra cámara en la posición precisa.

En ocasiones se han usado carteles grandes fuera de plano para que el actor lea. Si el plano es más o menos cerrado y se puede colocar el autocue a una distancia legible sin que se vea en la imagen, es recomendable usarlo. No es lo mismo ir pasando carteles manualmente, que tener un teleprónter en el que el actor puede ver pasar el texto a su ritmo. Además, con los carteles, en algún momento se puede notar por el movimiento de los ojos del actor, que este está leyendo,

Claquetas para decorar

Hablaba en la entrada anterior de las claquetas para los rodajes, pero una claqueta también puede ser un buen elemento de decoración. Existen muchos artículos con aspecto de claqueta, desde marcos para fotos hasta relojes despertador o estampados para cojines.

En este tipo de artículos se puede encontrar inspiración para hacer un regalo original a alguien que sea un amante del cine, o los propios cinéfilos pueden también comprarlo para sí mismos, para decorar su casa.

Claqueta y… ¡Acción!

Claquetas para rodajes

claquetas rodajes cine y vídeo

Las claquetas son un elemento importante en un rodaje porque nos permiten dos cosas:

  1. Sincronizar el sonido. Aunque en determinados casos, hay grabaciones en las que se puede tener el sonido en el mismo archivo que la imagen, hay otras ocasiones en las que el sonido se recoge en otra grabadora independiente y luego se sincroniza en el editor. Para facilitar esta sincronización está la claqueta, ya que el golpe seco que da es la señal para sincronizar la imagen con el sonido.
  2. Organizar el material grabado. En la claqueta escribimos los datos relevantes de la escena grabada, como número de escena, número de toma, fecha de grabación, etc. Y esta información se ve en pantalla al principio de la toma, así en la edición sabremos a qué corresponde cada clip sin necesidad de verlos todos enteros cuando estamos buscando uno en concreto.

Convertidor analógico digital

Para quienes aún conserven VHS

Para quienes tienen cintas de vídeo VHS o Betamax, o de alguna videocámara analógica, como VHS-C, y también dispone del dispositivo para reproducirlas, es interesante este aparatito, un convertidor analógico digital para vídeo. Con él podemos digitalizar nuestros vídeos analógicos y convertirlos en archivos Mp4.

Suelen tener la forma de un pen-drive, un poco más grande, con adaptadores a cables RCA y VCR para conectar a la fuente analógica y conexión USB para conectar al PC. Algunos modelos, no sé si todos, traen también un adaptador para Scart por si fuera esta la conexión del vídeo de salida. Normalmente incluyen un CD con el software de captura para instalar, pero a veces, si el dispositivo lleva tiempo ya en el mercado y nosotros tenemos un PC bastante nuevo, es posible que no se pueda usar el CD y haya que buscar los drivers más actualizados en Internet para descargarlos de la red.

Una cosa importante para decidir qué modelo comprar, es ver que sea compatible con la versión de sistema operativo que tengamos. También hay que tener en cuenta que la resolución a la que se va a digitalizar es la del VHS, por lo que no debemos tampoco esperar que una gran imagen, ahora que nuestros ojos están acostumbrados a resoluciones HD, 2K y demás. No obstante, si tenemos alguna película VHS que actualmente esté descatalogada y no haya forma de conseguirla en otro formato, es una buena solución poder pasarla a digital. O si tenemos vídeos caseros o piezas audiovisuales más elaboradas que hayamos hecho en su momento en analógico, también es bueno digitalizarlos para su conservación.

Cómo transportar nuestro equipo

Fundas, bolsas y mochilas

Fundas para cámaras de foto y vídeo
Fundas para cámaras, trípode, objetivos.

Es interesante conocer la variedad de fundas, bolsas y mochilas que el mercado ofrece para transportar nuestro equipo, porque dependiendo de lo que queramos grabar, es posible que necesitemos distintos contenedores, tanto por la correcta conservación de nuestros dispositivos como por nuestra propia comodidad al cargar con ellos. No es lo mismo cargar un trípode a hombros que llevarlo en una funda diseñada para su transporte. Pero ojo, asegúrate de saber la longitud exacta de tu trípode plegado antes de comprar la funda.

No es lo mismo salir al campo caminando o haciendo senderismo con nuestra cámara, que salir a grabar haciendo los desplazamientos en coche. En el primer caso sería más cómodo llevar una funda pequeña con lo estrictamente necesario, mientras que si llevamos vehículo, pues ahí puede ir todo el equipamiento. No obstante, si necesitamos varios accesorios, quizá sea más cómodo llevar una mochila con todo que una funda con la cámara por un lado y los accesorios dispersos en fundas, bolsillos y demás.

Por eso, a veces es suficiente con una funda para la cámara en vez de llevar una mochila entera con accesorios que posiblemente no vayamos a usar y que pesan lo suyo, especialmente si vamos a caminar. Lo suyo es que cada uno sea consciente de lo que necesita en cada ocasión y usar la funda, mochila o bolsa de transporte que resulte más práctico en ese momento.